SOBRE MÍ

Soy una chica joven 

Ustedes se dirán:

 "¿Qué puede decir una chica joven?"

Muchas cosas en realidad.

Pero si puedo decir con seguridad, que leer es una acción escencial en nuestras vidas, es decir, nos entrega lo necesario para sobrevivir.

 Leer es como respirar.

Capítulo I

Mi primer libro

 No me refiero a ese libro que te mostraron cuando no tenías conciencia de lo que era la vida.

 Cuando un adulto te mostró un libro diciendote: "Esto es un libro", cosa que tu no sabías leer. 

Tampoco me refiero a ese libro del colegio que leíste sin ganas y no comprendiste de que se trataba. 

Me refiero a ese libro que te gustó tanto que lo releiste y no quedaste satisfecho, a ese primer libro con el que te dijiste: "Que maravilloso son los libros", cuando comprendiste que debías estar en el mundo de la lectura y no salir jamás.

Ese es tú primer libro, cuando leíste las primeras hojas del prologo y te dijiste: "Tengo que seguir leyendo". No podías dejar de leer hasta terminarlo y depués te lamentaste el resto de tu vida por deborarte de tal manera el libro.

Aún así son tantos libros dichos de este acto que, por lo menos yo, aún no recuerdo que libro tuvo el placer de hacerme sentir tal sentimiento.

 ¿Tú si?

 


Capítulo II


La extraña obsesión 

Tengo una extraña obsesión a veces de escribir mucho, creo que hoy es ese día...así que les diré de que trata esto.

A mi en lo personal me llegan unas corazonadas diciendome: "Hoy debes escribir, este es tu día en el cual yo te inspirare". Y así ocurre...

Es curioso ya que siempre tengo ganas de escribir, pero esta obseción es más que eso. No puedo dejar de escribir y cada vez me inspiro más y más. Como ahora, nadie pude parar estos dedos que han tocado estas maravillosas teclas por horas. Es un impulso que no puedes controlar, a la vez adictivo... te va consumiendo como un cigarrillo, lo prendes y se consume rápidamente, sin darte cuenta, ya te fumaste toda la cajetilla.

Recomiendo que cuando te pase esto, que usualmente pasa si te gusta la idea de escribir las aventuras que piensas, toma tus audifonos mas cercanos que tengas y escribe sin preocuparte de lo que pasa a tu al rededor, no tengas miedo de perderte en tu mundo, ya que algún día se quita esta extraña obsesión. 

O eso es lo que suponemos...